La solución económica a la "crisis” en la frontera

A los demócratas y a los republicanos que ahora están indignados porque separaron a los niños de sus familias en nuestra frontera sur, no les importó que bajo Obama se aplicaran las mismas tácticas y hubiera deportaciones masivas. No les importa que los libios se ahogan en el mar Mediterráneo mientras huyen desesperadamente de una guerra creada por el gobierno de Obama y Hillary Clinton. Esto está sucediendo ahora porque es un truco políticamente calculado, diseñado para movilizar el sentimiento popular en contra de Donald Trump, en un momento en que está trabajando por la paz en la península coreana y cuando la insurrección en su contra se viene abajo a medida que salen al aire todas las revelaciones de mala conducta del FBI y del Departamento de Justicia. 

Sus lágrimas de cocodrilo son solo otra regurgitación de la misma empanada de nada masticada, tratando de azuzar el sentimentalismo de la turba para derrocar al Presidente Trump. Las fotos falsas de niños en jaulas en nuestra frontera no son diferentes de los videos falsos de niños que sufren un ataque con gasen un hospital en Siria, y no es diferente a promover un expediente falso sobre Rusia como una “póliza de seguro” para evitar que Trump llegara a la Presidencia. Esto se diseñó para crear el mayor escándalo público posible de modo de tener una reacción irracional. ¿Por qué está sucediendo ahora?

Está sucediendo ahora, porque el mundo se está transformando de una manera positiva debido a las acciones del Presidente Trump con respecto a Corea del Norte. Sucede ahora, porque todo el golpe del “Rusiagate” está estallando en la cara del Comité Nacional Demócrata (CND) y de la campaña de Hillary Clinton, del gobierno de Obama, de los principales 6 ex dirigentes del FBI y de la inteligencia extranjera británica.

Demos un paso atrás y recordemos como llegamos aquí. Se llevó a la quiebra a la empresa local, a los fondos de pensiones y a los gobiernos de Norteamérica y Sudamérica al detener por espacio de 40 años el poder industrial de Estados Unidos e instalar maquiladoras en todo el mundo, esto junto con los malos acuerdos comerciales como el TLCAN y el CAFTA, y los préstamos usureros del FMI y del Banco Mundial. Las pandillas de narcotraficantes llenaron este vacío y se apoderaron de los gobiernos. Las personas están huyendo de sus países destruidos para tener una mejorvida aquí. Este problema está pasando en todo el mundo y los muros no lo detendrán. Las deportaciones no lo van a detener. El separar familias tampoco lo hará.

La única manera de evitar que la gente huya de la ruina económica, de las pandillas de narcotraficantes, la guerra, y la pobreza, es a través de poder vivir de manera más productiva en su propio país en lugar de escapar de él. Esto se conoce desde hace siglos. Yo apoyo el llamado que acaba de hacer la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, titulado “La crisis migratoria golpea a todo el mundo, Zepp-LaRouche: la única solución es el desarrollo económico”.

Como candidata independiente por el 9no Distrito Electoral de Texas, yo promuevo la solución que se necesita para el progreso económico aquí en Estados Unidos y las medidas necesarias para tener un nuevo modelo de las relaciones internacionales, que logrará un desarrollo económico mutuo, y el progreso de las naciones en todo el mundo. Las soluciones a tal crisis requieren que Estados Unidos adopte las leyes que se necesitan urgentemente, planteadas por el economista estadounidense Lyndon LaRouche.

  1. Restablecer la Ley Glass-Steagall
  2. Restablecimiento de la Banca Nacional
  3. Instituir un sistema de crédito federal para la
    infraestructura
  4. Dar prioridad a los programas de gran retribución como la energía de fusión y el espacio.

Hay que adoptar estas soluciones económicas de inmediato en Estados Unidos. Estados Unidos debe unirse al nuevo paradigma de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, rompiendo con el viejo paradigma de la geopolítica, que por mucho tiempo ha promovido las políticas para mantener a las naciones endeudadas y esclavizadas. Llegó la hora de crear un acuerdo entre las cuatro potencias como lo propuso el economisa Lyndon LaRouche, para crear un nuevo sistema de crédito mundial.

Los estadounidenses patriotas no deben permitir que los controlen cada vez que los golpistas quieren cambiar el tema. Al contrario debemos exigir que haya un programa real para asegurar y construir el futuro. Ese programa es la adopción ineludible de las Cuatro Leyes de LaRouche y el que Estados Unidos se una a la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Un PDF de esta declaración se puede encontrar aquí.

Please check your e-mail for a link to activate your account.