Carta abierta al 9º Distrito: Ustedes merecen un mejor futuro del que ofrece el rep. Al “juicio político” Green

Queridos amigos y vecinos:

En el recorrido de mi campaña electoral por el 9º Distrito, para llegar a ser su nueva representante ante el Congreso, he encontrado que cada vez más personas se dan cuenta de que esta elección es fundamental para la supervivencia de toda la nación. Si Al Green, quien encabeza la pelea para enjuiciar políticamente al Presidente Donald Trump, gana junto con otros demócratas que comparten su puntos de vista, vamos a volver a un programa de guerras perpetuas, rescates financieros ilimitados para Wall Street y demás especuladores, y a la ruina económica para la mayoría de la población, todo lo cual caracterizó a los 16 años de las Presidencias de Bush y Cheney, y luego de Barack Obama. Si se anula la voluntad del pueblo en una elección, mediante un procedimiento fraudulento de enjuiciamiento político, que Al Green encabeza, vamos a perder nuestra Constitución. Habremos penalizado las diferencias políticas, por medios similares a los de los tribunales arbitrarios británicos contra los que nuestros padres fundadores hicieron la revolución. De lo que he oído en mi recorrido por el Distrito y lo que he escuchado, es que tal insensatez partidista con nuestro futuro no es extraña a Al Green.

Al congresista Al Green le gusta decir que es el defensor de “el último, el menos, y el olvidado”. Sin embargo, es uno de los congresistas más ricos de Texas, que preside sobre uno de los diez distritos más pobres de Texas. El sitio electrónico muy respetado, OpenSecrets.org, estima que el patrimonio neto de Al Green para el 2015 era de $5,100,006 dólares. El censo del 2016 ubica el porcentaje de ingreso por familia en el distrito en $58,000 dólares. Veinticinco por ciento de las familias que tienen al menos un hijo viven por debajo del nivel de pobreza. Una investigación publicada por NeighborhoodScout.com, ubica a nuestro distrito de Sunnyside como el 6o vecindario más peligroso de Estados Unidos, en donde los residentes tienen una posibilidad en 11 de convertirse en víctimas del crimen este año, y hay una cantidad mayor de madres solteras que el 97.7% de todos los demás vecindarios del país. Una de las zonas que fue golpeada con más fuerza por los embargos hipotecarios como consecuencia del colapso financiero del 2008, es nuestra ciudad Missouri City, donde la Countrywide Financial estableció una oficina y obtuvo enormes ganancias en hipotecas secundarias. En los últimos diez años, ATTOM Data Solutions, una compañía de investigación de bienes raíces, muestra que el porcentaje de los precios de las hipotecas en Missouri City se ha incrementado en un 65%, los costos de renta se han duplicado, y las tasas de embargos hipotecarios en Missouri City es el triple de la tasa de todo Texas, y más del doble de la tasa nacional.

La Policía de Houston considera que Club Creek Drive, que queda en nuestro vecindario Sharpstown, es el más peligroso del pueblo, y está a la cabeza en robos, atracos, violaciones, y asesinatos desde septiembre del 2016 hasta febrero del 2017. Cerca de ahí está “la zona roja” de Bissonnet Track, donde las prostitutas trabajan a toda hora del día y de la noche, a menos de una cuadra de la escuela primaria Betty Roberts Best Elementary School.

La respuesta a este nivel de pobreza es un programa económico que saque a la población de la pobreza. El congresista Green respalda todo tipo de programas dizque “al servicio” de los pobres, entre ellos la legalización de las drogas, la reforma de la ley penal, y otras medidas que presuponen que no es posible superar la pobreza, que el trabajo que debe hacer un funcionario electo al servicio de Wall Street es hacer un poco más cómodo este nivel de pobreza extrema. Yo prefiero, por el contrario, atacar y vencer a la pobreza misma.

Mi programa tanto a nivel nacional como a nivel local incluye grandes proyectos de infraestructura. Incluye crear una plataforma moderna de manufacturas para nuestra economía. Contempla, aquí en Houston, hacer grandes proyectos de control de inundaciones y de infraestructura hidráulica. Implica avanzar al próximo nivel de una economía humana con la energía de fusión y la exploración espacial. Esto tiene que estar acompañado de un programa de educación que presente un desafío para todo los niños a que piensen de modo creativo, para desarrollar los talentos que Dios nos dio, para entender el gran arco de la historia de la humanidad y encontrar su identidad en el avance de la humanidad; a “pensar en grande”, como solían hacer los estadounidenses. Donald Trump está tratando de hacer algo de esto al impulsar que vuelvan los empleos en las manufacturas aquí a Estados Unidos, al no permitir a las corporaciones estadounidenses y a Wall Street crear empleos en el exterior en búsqueda de empleos de mano de obra barata; el tipo de programas que han arruinado nuestra economía que una vez fue grandiosa. Donald Trump ha prometido acabar con el papel de Estados Unidos como policía del mundo, para concentrarse en reconstruir la economía estadounidense. En vez de respaldar y complementar al Presidente en su intención, Al Green se ha ganado los titulares de la prensa a nivel nacional con su llamado a enjuiciar políticamente a Trump. Esta posición le ha ganado a este congresista recibir atención y donaciones a nivel nacional, pero todavía no ha empezado siquiera a abordar los problemas de este Distrito y cómo podemos cambiarlo.

En gran parte el motivo por el cual el congresista Green no puede formular un programa verdadero para el crecimiento de la economía, se debe a que él es una criatura de Wall Street. Green votó a favor del desastroso rescate a los bancos en el 2008. Durante su gestión en la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes (ahora es miembro de alto rango de la subcomisión de Supervisión e Investigaciones), Green se convirtió en un importante defensor del programa de “Emisión Cuantitativa” del gobierno de Obama, con el cual saquearon unos $16 billones (millones de millones) de dólares de la economía real (con los cuales se podía haber construido más infraestructura para controlar las inundaciones, hospitales y escuelas) y se los entregaron a los bancos de Wall Street para que compraran sus propias acciones y acomodaran sus libros de contabilidad. Además Green votó a favor de la desastrosa Ley Dodd-Frank, que legalizó la capacidad de los bancos “demasiado grandes para quebrar” para quedarse con tus pensiones cuando explote la próxima burbuja. El propósito de mi programa es romper la garra sofocante de Wall Street sobre el potencial de nuestra economía real.

Vota por Kesha Rogers, Independiente para el Congreso de EUA, TX - 9

Yo soy consciente de que este distrito históricamente ha votado por la lista de los candidatos demócratas. Yo crecí en la tradición demócrata de Franklin Delano Roosevelt. He pasado mi vida adulta estudiando el Sistema Americano de economía política que creó Alexander Hamilton, promovido por Abraham Lincoln, esgrimido por Roosevelt para sacar a millones de personas de la miseria durante la Gran Depresión, y que ha sido desarrollado a un nivel superior por el economista Lyndon LaRouche. El Partido Demócrata hace mucho tiempo que abandonó el programa de F.D. Roosevelt de creación de empleos, para enfocarse en cambio en quién utiliza los baños. Por eso yo estoy haciendo esta campaña como independiente. Ninguno de los dos partidos políticos tiene un programa que esté a la altura de lo que yo planteo, o sea, crear las bases para que el Distrito prospere, en vez de atrapar a sus habitantes en un sufrimiento sin fin. Hagan lo que sea su voluntad con las otras contiendas, pero en esta, encuéntrenme, a Kesha Rogers, y voten fuera de la línea del partido.

Mi plataforma es el resultado de un examen del panorama general, para seguir el menor número de pasos para crear el mejor futuro posible para nuestra nación y el mundo:

1. Tenemos que restablecer la soberanía económica de Estados Unidos, para planificar nuestro futuro. Hay que acabar con la estrangulación de la economía real por los intereses especulativos de Wall Street, y dejar que el capital vaya a la verdadera economía física. Esto puede lograrse al restablecer la Ley Glass-Steagall de 1933 de Franklin D. Roosevelt, que separa los bancos de depósito de las compañías de inversión y le niega a los especuladores el acceso a rescates con dinero de los contribuyentes o depositantes, sus derivados, bonos, u otros mecanismos que Wall Street ha utilizado para saquear a la economía real y crear otra enorme burbuja, luego del colapso del 2008.

2. El nivel de la deuda actual de la burbuja de Wall Street se debe clasificar por medio de una bancarrota, reconociendo que la mayoría de sus papeles de deuda de hecho no tienen valor y nunca se van a poder pagar. Al mismo tiempo, lo que se debe proteger es lo que contribuya a la economía real y a la seguridad de los ciudadanos individuales en sus hogares, en sus ciudades, en el sistema de educación, y en otras iniciativas humanas que son de verdadera utilidad.

3. El Artículo I, Sección VIII de la Constitución le otorga al Congreso la potestad para imprimir moneda, establecer su valor, e incorporar un Banco Nacional. El Congreso debe utilizar esta potestad para reconstruir el crédito comercial de nuestro sistema bancario con billetes del Tesoro respaldados por reservas en oro, emitidos por un nuevo Banco Nacional. Este crédito se emitirá específicamente para crear empleos en grandes proyectos en todo el país, como hicimos durante el Nuevo Trato con la Comisión del Valle del Tennessee en 1933. Un nuevo Banco Nacional, como el que concibió Alexander Hamilton, le permitirá al Congreso emitir cualquier cantidad de crédito que se necesite para financiar mejoras de capital en infraestructura, así como también avances fundamentales en ciencias y tecnologías nuevas, sin aumentar los impuestos o crear una deuda impagable. Necesitamos alrededor de $5 billones al año por 25 años, para llevar nuestra infraestructura pública calificada como D+ a una calificación de A+, y llevar nuestra economía al siglo 21 con nuevas tecnologías de vanguardia en la ciencia espacial, la energía de fusión nuclear, medicina, y nivel de vida. El Congreso puede establecer un presupuesto de capital, fuera del presupuesto de recaudación fiscal, para destinar estos billones de dólares para el financiamiento de proyectos específicos, exactamente como hicimos durante el Nuevo Trato de F.D. Roosevelt.

4. Estos proyectos pagarán su propio financiamiento, como sucedió durante el Nuevo Trato y el Programa Apolo, y lo siguen haciendo ahora casi cien años después. Debemos dar empleo a los estadounidenses en grandes programas de entrenamiento laboral que generen cada vez más formas de empleos productivos, como se hizo con el Cuerpo Civil de Conservación. Entre los proyectos se incluye:

  • Fomentar la exploración espacial tripulada como el modo más rápido de aumentar el nivel de vida en la Tierra, impulsando la creación de toda una gama de nuevas tecnologías, materiales, y conocimiento científico. En vez de privatizar y vender nuestro programa espacial tripulado, el Congreso debe aumentar el financiamiento de la NASA a un 5.5% del presupuesto, como hicimos cuando el programa Apolo estaba en su apogeo, con una misión nacional renovada, y retornar a la Luna para una exploración permanente, desarrollo industrial, e investigación científica, como plataforma para una mayor exploración de Marte y otros planetas y lunas. Para esto es fundamental la actividad minera y la utilización del isótopo Helio-3 que se encuentra en la superficie de la Luna, una poderosa fuente de combustible para la tecnología de fusión termonuclear.
  • Desarrollar la fusión nuclear es la próxima gran revolución tecnológica de la civilización humana, similar a las revoluciones agrícola e industrial. La fusión nos permite crear terawatts de electricidad para el consumo humano, que será necesario para potenciar la próxima generación de infraestructura. Asimismo, las temperaturas muy altas de las reacciones de fusión crean toda una nueva gama metalúrgica, permitiéndonos refinar materiales hasta sus estructuras isotópicas. Esto quiere decir, entre otras cosas, que los basureros se convierten en fuente de materia prima, terminando así con la doctrina de la “falta de recursos” y permitiendo que haya abundancia de todo para el progreso humano;
  • Construir la Alianza Hidráulica y Energética de Norteamérica (NAWAPA, por sus siglas en inglés), un sistema continental de transferencia de agua para mover 138 millones de acre-pies de agua anualmente desde la costa noroeste de Estados Unidos, por las Montaña Rocosas, y distribuido a regiones áridas del suroeste de Estados Unidos y del norte de México desde California a través de Texas. A lo largo de este sistema, importantes plantas de energía hidroeléctrica y nuclear van a generar nueva capacidad energética para muchos usos;
  • Crear el Puente Terrestre Eurasiático, un sistema ferroviario intercontinental de alta velocidad, de levitación magnética, que esté conectado con Asia a través del Estrecho de Bering en Alaska, a todo lo largo de Estados Unidos, bajando por México, Centroamérica, atravesando el Tapón de Darién hasta toda Suramérica. Un proyecto enorme como este hará posible que el intercambio comercial global sea menos costoso, más rápido, y mucho más eficiente que nunca. El puerto de Houston juega un papel importante en el comercio global. Cada año, se mueven más de 247 millones de toneladas de carga por el gran puerto de Houston, por medio de 8,200 buques y 215,000 barcazas. Este puerto está clasificado como el 1o en las importaciones a Estados Unidos y el 1o en tonelajes marítimos de exportación y 2o en términos de tonelaje en general.
  • Con respecto a la inmigración y nuestra relación con los países al sur de nuestra frontera y con Canadá, yo propongo un nuevo enfoque, al que le llamo IFRAN, la Iniciativa de la Franja y la Ruta de América del Norte, en la cual basamos nuestras propuestas mutuas en proyectos e iniciativas de desarrollo compartido, tales como los corredores ferroviarios, nuevos puertos, transferencia de agua desde zonas de fuerte lluvia a las zonas afectadas por la sequía, y luchar conjuntamente contra el terrorismo, el lavado de dnero, y el tráfico de seres humanos y de drogas.

5. Necesitamos una nueva política exterior, como la que impulsaban John Quincy Adams y Abraham Lincoln, que se sustente en las relaciones entre naciones soberanas y no que sean supervisadas por alguna entidad imperial global. Este nuevo conjunto de relaciones requiere de un nuevo sistema de Bretton Woods basado en tipos de cambio fijos y en la capacidad para emitir préstamos de largo plazo para el desarrollo a tasas de interés bajas. Esto sería un sistema que sigue el modelo en el propósito de Franklin Roosevelt de poner fin al colonialismo y fomentar el desarrollo a gran escala de todos los países. Para acabar con la pobreza de una vez por todas, es esencial el desarrollo pleno de los países que están al sur de nuestra frontera, acabar con la devastación del libre mercado y de los empleos de mano de obra barata.

6. En su nueva política exterior, Estados Unidos se asociaría con China y Rusia, en la construcción de la Iniciativa de la Franja y la Ruta mundial, una serie de grandes proyectos en muchos lugares del planeta y en el espacio, que está sacando al mundo de la pobreza y acabando con las innecesarias guerras que hemos sufrido luego de la muerte de Franklin D. Roosevelt. Trump ha dado indicios de muchas maneras de que él respalda este empeño, por lo cual los británicos y las agencias de inteligencia del gobierno de Obama maquinaron un montón de falsedades sobre una supuesta colusión rusa, para arrebatarle las elecciones del 2016 al hombre que el pueblo eligió. Se tiene que terminar con esta cacería de brujas y este plan de juicio político, de manera definitiva, porque constituye un intento de golpe de Estado traicionero en contra de la Presidencia y de la Constitución, y de ese modo liberar a Trump, y al pueblo estadounidense, para que finalmente puedan unirse a otras naciones soberanas en la construcción de un mundo sin pobreza.

Un llamado a la acción

Se puede y se tiene que derrotar a Al “juicio político” Green en noviembre. Tenemos que detener ya el golpe de Estado contra el Presidente, y llevar a Estados Unidos a que se integre al nuevo paradigma de crecimiento y de desarrollo. Yo voy a trabajar por las soluciones a los problemas que enfrentamos juntos. Pero tu voto tiene que ser un voto deliberado a mí favor. Tienen que encontrar a Kesha Rogers en la boleta del 9º Distrito Congresional y votar por mí. Díganle a quienes insultan su inteligencia y les dicen que “voten por la lista del partido”, que esta vez, no. Esta vez vota por tu independencia. ¡Vota por Kesha Rogers!

phone: (713) 999-3716

email: campaign@kesharogers.com

webwww.kesharogers.com social:

fb.com/KeshaRogersTX

Download a single page, double sided 11" x 17" PDF of the open letter here, para imprimir y distribuir masivamente.

Download a four page 8.5" x 11" PDF of the open letter here, para enviarlo por internet y que se imprima con facilidad.

 

 

Please check your e-mail for a link to activate your account.